Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 junio 2013

“Solo espero que me arda la voz y que nos pase algo suficientemente grave 

para poder desnudarte en el lavabo”

Entre la multitud vienes, sigiloso
a veces como un huracán lánguido e inerte
en ocasiones vienes como un destello inusitado,
hinchado de risa,
pero siempre imprevisible,
con tu compás de lluvia rota.
A veces semejante, con pasos abatidos
pero siempre tuyo:
dueño de esa mirada reflexiva y azul
que hace naufragar a quien se atreva
a navegar por sus océanos.
Pero siempre vienes:
a desaguar la rutina,
a enmendarme las costuras,
cuando el hastío desbarata mi casa.
A salvarme,
cuando me he perdido,
a perderme

Read Full Post »

No desprecio a los hombres. Si así fuera no tendría ningún derecho, ninguna razón para tratar de gobernarlos. Los sé vanos, ignorantes, ávidos, inquietos, capaces de cualquier cosa para triunfar, para hacerse valer, incluso ante sus propios ojos, o simplemente para evitar sufrir. Lo sé: soy como ellos, al menos por momentos, o hubiera podido serlo. Entre el prójimo y yo las diferencias que percibo son demasiado desdeñables como para que cuente en la suma final. Me esfuerzo pues para que mi actitud esté tan lejos de la fría superioridad del filósofo como de la arrogancia de César.

Los hombres más opacos emiten algún resplandor: este asesino toca bien la flauta, ese contramaestre que desgarra a latigazos la espalda de los esclavos es quizá un buen hijo; ese idiota compartiría conmigo su último mendrugo. Y pocos hay que no puedan enseñarnos alguna cosa. Nuestro gran error está en tratar de obtener de cada uno en particular las virtudes que no posee, descuidando cultivar aquellas que posee. A la búsqueda de esas virtudes fragmentarias aplicaré aquí lo que decía antes, voluptuosamente, de la búsqueda de la belleza. He conocido seres infinitamente más nobles, más perfectos que yo, como Antonio, tu padre; he frecuentado a no pocos héroes, y también a algunos sabios. En la mayoría de los hombres encontré inconsistencia para el bien; no los creo más consistentes para el mal; su desconfianza, su indiferencia más o menos hostil cedía demasiado pronto, casi vergonzosamente, y se convertía demasiado fácilmente en gratitud y respeto, que tampoco duraban mucho; aun su egoísmo podía ser aplicado a finalidades útiles.

Me asombra que tan pocos me hayan odiado; sólo he tenido dos o tres enemigos encarnizados, de los cuales y como siempre yo era en parte responsable. Algunos me amaron, dándome mucho más de lo que tenía derecho a exigir y aun a esperar de ellos; me dieron su muerte, y a veces su vida.

Y el dios que llevan en ellos se revela muchas veces cuando mueren.

Imagen

Read Full Post »