Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 15 febrero 2014

Yo te he conocido vestido de nostalgia

como una isla de pájaros ingrávidos,

coronado de sosiego,

y de prisa.

 

Y te he conocido, también,

atropellado por espaldas fugaces

y rendido, exhausto,

ante la eternidad de un abandono

-persiguiendo la sombra de un pelo rizado-.

 

Te he conocido lejano y alegre

y he bebido la copa que me ofrecías triunfante

y he saboreado el amargo licor de la brevedad

-y me he extasiado con su veneno-.

 

También te he conocido de espaldas

y en el lecho de un mar amarillo,

despidiendo al hastío con cuentos antiguos,

y allí, allí he movido tu cuerpo

y sentido tu mano como un guante nuevo

 

Y he conocido tu piel en verano,

besada por el sol más ardiente

y en diciembre me he desnudado dentro de tu corazón

-y he recibido el hielo que entonces me echara-.

 

Porque también te he conocido límite, precipicio,

y he volado,

y he naufragado en tu orilla, y me he estrellado

-y he aprendido que el dolor es eterno

para los infinitos ecos del olvido-.

 

Porque lo eterno es también veloz y frágil

y así te he conocido:

oleaje, murmullo, gemido,

con tu garganta de viento roto

y sutil, a veces,

como el canto de marfil de un arpa.

 

Yo, yo que te he conocido vacío, y repleto

y en tus horas más tristes

y en tu alegría más grave

he comprendido, por fin, lo que decía el poeta:

“hay un algo de pena insondable

en los ojos sin lumbre de cielo”

 

Y yo, que te he conocido también apagado,

y frío y mudo y cobarde,

lo supe en silencio:

 

“Son esos mismos, tus ojos de cielo,

y a pesar de todo,

y aun así

                                                   te quiero”.

Read Full Post »

Imagen

 

 

“Y llevaré mi corazón herido hasta su puerta,

yo que solo pido la simple dicha de encontrarla abierta.

Pues para su mirada indiferente

me he resignado a ser únicamente

un hombre que pasaba ante su puerta”

 

 

 

 

 

 

 

————————————————————–

 

  1. *Lienzo de Alma Tadema, “No me pidas más”-
  2. *Poema de Jose Ángel Buesa, “Una vez más su puerta estaba cerrada”

Read Full Post »

No toques si duele, amor

que una herida de tu mano

es como una primavera helada

y este cuerpo tirita con un solo roce.

 

No te quedes a verme llorar

si desconoces el polvo que inunda mis ojos

si no sabes

que mis pupilas solo son escondites de palabras,

si lo único que quieres es borrar mis lágrimas,

en vez de dejar que me seque y pueda respirar.

 

No te quedes a verme llorar, 

que no quiero mojarte,

y que mueras de frío.

No te quedes a verme llorar,

si no vas a besarme los ojos

y ahogarte conmigo.

 

No me rompas el pelo,

que desde que te quiero nunca me peino,

y si ahora te marchas

tendré que volver a encontrarme en el espejo,

(y yo solo quiero mirarme en tus ojos).

 

[…]

 

No me empujes al precipicio

y me preguntes con voz rota

si te prefiero a ti o a los puentes,

no me beses si no vas a volver,

no te quedes, 

si tu camino es un camino de huida y vuelta.

 

No me abraces por rutina,

y no dejes de hacerlo por costumbre.

No te vuelvas hielo

cuando el frío nos apriete las costuras

No te derritas,

cuando mi boca ya esté seca y no pueda sostenerte.

 

No me duelas, 

si no vas a curarte.

 

No me quieras,

que amor es quererse,

hasta cuando no me quieres

y eso es lo único que querría

que hicieras siempre

Y ESO  ES  LO  ÚNICO  QUE  NUNCA  TE  PEDIRÉ  QUE  HAGAS

 

 

Read Full Post »

Desear no es querer. Se desea lo que se sabe que no dura.

Se quiere lo que se sabe que es eterno.

 

Rousseau

Read Full Post »

“Porque ¿qué es un hombre despojado de deseo y voluntad, sino una tuerca, un simple engranaje?”

Read Full Post »