Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 septiembre 2014

-Juro que te comprendo. Entiendo la nostalgia de lo sucedido. Eso lo conozco como nadie, pero… ¿añorar lo que jamás ocurrió? ¿Qué debilidad es esa? Siempre estar pensando que otro camino depararía mayor felicidad, que lo que se posee es solo un aperitivo insípido, y  además… ¡ni siquiera! Porque sabemos que al aperitivo le sucede la comida, pero ¿a vosotros? ¡nada queréis más que seguir soñando! Meras locuras. Vuestra vida es una introducción, un letargo de quimeras irrealizables, ni siquiera una utopía, ni el consuelo de lo difícil, solo ansiar lo inexistente, es decir, solamente esperar.

 

-Exacto, eso es.

 

– ¡Qué falta de rectitud! ¿Es que no sabéis lo que queréis?

 

-¡No! ¡somos soñadores!

 

-Pues quien mucho sueña mal duerme, y quien mucho ansía poco recibe.

 

-¿Y vosotros, nostálgicos? Sois aún peores ¿No sabéis que el pasado nunca vuelve?

Read Full Post »

Me parece que no sé a dónde voy. Tanto tiempo he caminado sobre un hilo…lo natural era caer. Ojalá hubiera sido mejor funambulista. Tengo cien reproches que hacerme, guardados dentro de un cuerpo que no conozco. ¿Quién soy? Solo la que formula una pregunta. Suspiro al aire, condenado a disolverse en la enormidad de un mundo ajeno. Ajeno, últimamente todo me es ajeno ¿Qué se yo de la distancia? Tan solo sabría esbozarla en mi imaginación. Palpo el dolor con la palma de mi mano, y sueño que besas mi herida, y que poso sobre tu espalda mi secreto, y tú lo guardas, lo engulles, lo destrozas. Como se hace con los tesoros más preciados.

Ojalá hubiera sabido sortear la sombra que tus ojos azules alzaban con su lejanía ¿¡Quién no se ha sentido insignificante mirando al cielo?! Bastedad de estrellas desconocidas, negrura inmensa, enormidad serena. Así son tus ojos cuando me miran.

Puede ser que alguna vez besara, sin proponérmelo, la soledad por la que caminaba, sin darme cuenta de lo que hacía, pero cómo arrepentirme de maravillarme a solas, cuando yo estaba conmigo. Allí te encontré, y entonces supe que jamás volvería. ¿Se puede volver sin haber sido? Ya creo que no. Sin vacilar ni un punto lo afirmo.

No puedo desvirtuar, ni quiero, los favorables vientos que me llevaron, en volandas a tocar la puerta de tu vida. Jamás, de ningún modo, burlaría la más simple de las tardes suspendida en la dulzura de tus manos, tan breves, tan inteligentes en su recorrido. Debo creer, firmemente (como creen los locos), que mereció la pena este naufragio. Si no, ¿qué importa?  ¿quién sabe de merecer justamente nada? Yo llevo tu nombre tatuado en mis pupilas, porque allí sembraste un océano, y allí me ahogué, sin poder remediarlo. Es decir, que me ahogo en mí misma y en ti también. Es lo mismo y al revés. Que no puedo escapar de ti sin escapar de mí. (Quizá irme sin mí es una buena idea). En definitiva, dolor de siempre. Tú, isla inhabitada. 

Confesión que no me hiciste. Escúchame al menos ¿Qué no esperé por ti? Discúlpame si de repente, como un león hambriento, se me agolpa la tristeza y te la lanzo. No te sientas culpable, que la culpa devora hasta el último resquicio del afecto. No serás mi siervo. Ni lo digas. El amo es siempre quien ostenta el poder, pero el esclavo ha de tener el consuelo de la réplica. Déjame, al menos, quejarme. Tú, mientras tanto, consuélate: jamás viví una tristeza tan bella como la de esperarte. Hazme el último favor: perdóname si cargo sobre ti el descontento de la derrota. Todo lo que no logré ha cobrado vida, y me devora las entrañas desde dentro. La nostalgia es un parásito. Vida que te has llevado. Llévate también lo que me queda.

Read Full Post »

 “Lonely metal souls in the unimpeded darkness of space, they meet, pass each other, and part, never to meet again. No words passing between them. No promises to keep

 

 

 

Read Full Post »

E.M Cioran

Al igual que amas los libros que te hacen llorar, las sonatas que te han cortado el aliento, los perfumes que te insinúan renunciamientos, a las mujeres extraviadas entre el cuerpo y el alma, así sucede con los mares: te enamoras de aquellos cuyo oleaje induce a ahogarse en su seno.

E.M. Cioran

Read Full Post »

“¿Qué más puedo decirte?
Que yo te amé de norte a sur,
sin fondo,
con uñas y con dientes,
sin secretos,
sin trampas.
Que no he querido oír una vez más tu voz,
ni mirar nuestras fotos,
ni verte acariciando con tus dedos azules
a los perros que comen las sombras de tu vida.

Yo sólo quiero oscuridad y humo.
Yo he venido a decir que te he olvidado,
que volveré a olvidarte cada día,
cada uno de los días de mi vida”

Read Full Post »

Herman Hesse

“Esa sonrisa, perenne, tranquila, fina, impenetrable, quizá bondadosa, burlona acaso, sabia, múltiple… así sonríen los seres perfectos.”

Herman Hesse.

Read Full Post »