Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 diciembre 2016

“Adiós, Adiós, recuérdame…”

 

phaeton-engraving

Imagen: Grabado Van Haarlem y Goltzius

 

Read Full Post »

Obra: “Par de botas”, 1886.

La pintura de Van Gogh es la pintura de la soledad del hombre; un hombre que pinta una habitación donde no puede entrar, una silla donde no se puede sentar, y unas botas que no se puede poner.

Heidegger:  “En el cuadro de Van Gogh ni siquiera podemos decir dónde están estos zapatos. En torno a este par de zapatos de labriego no hay nada a lo que pudieran pertenecer o corresponder, sólo un espacio indeterminado. Ni siquiera hay adheridos a ellos terrones del terruño o del camino, lo que al menos podía indicar su empleo. Un par de zapatos de labriego y nada más. Y sin embargo, en la oscura boca del gastado interior bosteza la fatiga de los pasos laboriosos. En la ruda pesantez del zapato está representada la tenacidad de la lenta marcha a través de los largos y monótonos surcos de la tierra labrada, sobre la que sopla un ronco viento. En el cuero está todo lo que tiene de húmedo y graso el suelo. Bajo las suelas se desliza la soledad del camino que va a través de la tarde que cae. En el zapato vibra la tácita llamada de la tierra, su reposado ofrendar el trigo que madura y su enigmático rehusarse en el yermo campo en baldío del invierno. Por este útil cruza el mudo temer por la seguridad del pan, la callada alegría de volver a salir de la miseria, el palpitar ante la llegada del hijo y el temblar ante la inminencia de la muerte en torno”.

las-botas-de-van-gogh

Read Full Post »

Aunque vea el honor en un ojo y la muerte en el otro,

a ambos miraré con indiferencia.

Read Full Post »

[…] Pero el espíritu es un inquilino del alma animal terriblemente traidor, se ha colado dentro, como afirma Aristóteles, desde fuera de las puertas: y su casa es el desierto. Esta extranjería es moral, no genealógica: el espíritu se nutre de la psique porque la psique, al vivir, está obligada a adaptarse a cosas distintas: lo hace así en su propio interés, pero al tomar conocimiento de otras cosas, al moldear una parte de sus sueños para seguir las distintas vicisitudes de las cosas, se hace inteligente, crea el espíritu; y este espíritu sobrevuela la función pragmática de la sensibilidad física –es el acto mismo de sobrevolarla-, mostrando así que es un extranjero de categoría, un hijo rebelde a su casa familiar, un Ismael que vaga solo, un habitante del infinito”

Read Full Post »

la-foto-2-2

Read Full Post »