Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19 mayo 2017

Desde el holocausto realizado por la nación más avanzada de Occidente, la confianza en el progreso moral ha sufrido un quebranto casi irreparable. Pues la inhumanidad no la produjo la barbarie ni la ignorancia, sino la sociedad más culta de toda la civilización. “Creer en el progreso no significa creer que un progreso ya ha tenido lugar. Eso no sería más que una creencia” (Kafka).

Como la libertad política, el progreso de la humanidad no está garantizado por su propia naturaleza, ni es irreversible cuando logra llegar, como en ciertos momentos estelares de la historia, a un alto grado de idealismo ético. Si no crece el nivel de moralidad común, no hay progreso en la cultura ni en la civilización, patrimonio este último que no es orgánica o mecánicamente hereditario.

La historia del arte es un campo de observación tan privilegiado como el de la historia de la ciencia, para comprobar que, con la noción de progreso, hemos trasladado al campo de la moral la cualidad acumulativa de los descubrimientos de la razón en el arte y la ciencia.

Sin embargo, respecto de la dignidad invidual y de la satisfacción colectiva de las necesidades culturales, no resulta absurdo creer que los modernos estamos, ante los antiguos clásicos y los renacentistas de la modernidad, como pobres ante ricos, en un mundo de riquezas para pocos y de abundancia estadística para todos.

A esta realidad, más verdadera que piadosa, la ceguera ética y el ateísmo estético responden con autosatisfacción: la ciencia y la tecnología han liberado de la miseria y la enfermedad a millones de seres humanos. Cierto. Pero, ni este brillante resultado ha sido obtenido mediante la inmoralidad y la corrupción de las clases dirigentes del mundo, ni las justifica. Son cosas moralmente compensables.

La esperanza en nuevos renacimientos del gran arte está fundada en virtud acumulativa que tienen las obras maestras. El patrimonio artístico de la humanidad solo tiene parangón con el científico. La continua posibilidad de descubrimientos en la ciencia está basada en el filón de virtualidades acumulando en las investigaciones anteriores. Lo mismo sucede con el legado de los grandes maestros del arte moderno, que no se llevaron a la tumba sus secretos. “Ningún poeta, ningún artista, en el arte que sea, tiene sentido completo por sí mismo. Comprenderlo, estimarlo, es estimar las relaciones con los poetas, los artistas del pasado. No se le puede juzgar a él solo. Hay que colocarlo para oponerlo o compararlo, en medio de los muertos” (T.S Eliot).

 


 

Read Full Post »

“El Cielo y la Tierra temblaron y los demonios y los dioses lloraron el día en que Tsang Chieh, a partir de figuras mágicas y adivinatorias, trazó los primeros signos escritos”.

Read Full Post »

La máscara no es lo que esconde el rostro humano sino lo que desenmascara (Malraux)

lamuertedelasmc3a1scaras-1897*La muerte de las máscaras. Ensor, 1897

Read Full Post »