Feeds:
Entradas
Comentarios

José Cadalso

Bienvenida seas, noche, madre de delitos, destructora de la hermosura, imagen del caos de que salimos.

10735-noche_estrellada_van_gogh

[…]

Me callaré, me apartaré si puedo
con mi constante pena, instante, plena,
a donde ni has de oírme ni he de verte.

Me voy, me voy, me voy, pero me quedo,
pero me voy, desierto y sin arena:
adiós, amor, adiós, hasta la muerte.

Jarhat Pacheco

Te extraño como se extraña

lo que casi te perteneció

Ángel González

No fue un sueño,

Lo vi:

 

La nieve ardía.

los_desastres_de_la_guerra2c_plato_44_-_yo_lo_vi

Otto Dix y la guerra.

“La guerra fue algo horrible, pero había algo extraordinario también en ella. No quise perdérmela bajo ningún concepto. Tienes que haber visto a los hombres dando rienda suelta a sus instintos para entender qué es la naturaleza humana”.

Otto Dix

stormtroops_advancing_under_gas_etching_and_aquatint_by_otto_dix_1924

Pedro Salinas

[…]

Pero tu intención de ir te llevó donde querías,

lejos de aquí, donde estás diciéndome:

“aquí estoy contigo, mira”. Y me señalas la ausencia.

 

“Nunca hasta ahora tan intenso deseo de diosa o de mujer me ha inundado el ánimo en el pecho hasta subyugarme; ni cuando me enamoré de la esposa de Ixión, que dio a luz a Pirítoo, consejero comparable a los dioses […] ni cuando de la soberana Deméter, de hermosos bucles; ni cuando de la eximia Leto, ni tanto de ti misma; tan enamorado estoy ahora de ti y tan dulce deseo me domina…”

 

juno