Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Filosofía’

El asesinato en sí es un acto humano en el que confluyen distintos aspectos de la vida: la destrucción de una vida es un misterio, al lado del cual  la causa que lo provoca sólo tiene una importancia secundaria. La causa puede ser inconsciente e instintiva, puede ser la venganza, la ira, la envidia, el lucro, o la defensa legítima, el deseo de administrar justicia o un ideal considerado de orden superior (por ejemplo, el amor a la patria); el asesinato puede ser algo mecánico o perpetrado por puro aburrimiento, aunque puede deberse también a pura vileza y carecer de causa alguna. No obstante, en casa caso se destruye una vida que no puede sustituirse y que desaparece así de forma definitiva. Todo termina para el que muere, pero quien quita la vida a una persona no sólo borra un trozo del mundo, sino que al matar a otro ser evoca también el final del mundo, del universo entero. Éste, naturalmente, no termina; pero como sí termina para una persona, nos hace pensar que cada asesinato constituye un reto al final universal. El asesino -o expresado de forma menos radical, el que mata a otra persona- no sólo establece un contacto íntimo con la muerte sino también con el final cósmico.

Read Full Post »

Carta 12/04/1923

“El que no afirma alguna vez con un sí definitivo, aclamativo, la atrocidad de la vida, no entrará en posesión de los valores incomparables de nuestro ser, se moverá solamente al margen, y, en el día en el que caiga la decisión, no habrá pertenecido ni a los vivos ni a los muertos”.

Read Full Post »

“Todo soñador de llama es un poeta en potencia. Todo sueño ante la llama es un sueño de asombro. Todo soñador de llama está en estado de sueño originario. Este extrañamiento primero está enraizado en nuestro lejano pasado. Tenemos para la llama una natural admiración, diríamos: una admiración innata. La llama produce una acentuación del placer de ver más allá de lo siempre visto. Nos obliga a mirar.

La llama nos convoca a ver por primera vez: tenemos mil recuerdos de ella, soñamos en ella toda la personalidad de una remota memoria y sin embargo, soñamos en ella como todo el mundo, nos recordamos como todo el mundo se recuerda; mientras, según una de las leyes más constantes del sueño ante la llama, el soñador vive en un pasado que ya no es únicamente el suyo, en el pasado de los primeros fuegos del mundo“.

Read Full Post »

[…] Pero el espíritu es un inquilino del alma animal terriblemente traidor, se ha colado dentro, como afirma Aristóteles, desde fuera de las puertas: y su casa es el desierto. Esta extranjería es moral, no genealógica: el espíritu se nutre de la psique porque la psique, al vivir, está obligada a adaptarse a cosas distintas: lo hace así en su propio interés, pero al tomar conocimiento de otras cosas, al moldear una parte de sus sueños para seguir las distintas vicisitudes de las cosas, se hace inteligente, crea el espíritu; y este espíritu sobrevuela la función pragmática de la sensibilidad física –es el acto mismo de sobrevolarla-, mostrando así que es un extranjero de categoría, un hijo rebelde a su casa familiar, un Ismael que vaga solo, un habitante del infinito”

Read Full Post »

Hölderlin: El hombre es un dios cuando sueña y un mendigo cuando reflexiona, y cuando el entusiasmo desaparece, ahí se queda, como un hijo pródigo a quien el padre echó de casa.

proserpinabernini

Read Full Post »

“Cuenta la leyenda que, un día que caminaba por la orilla de la playa meditando sobre el misterio de la Trinidad, san Agustín vio a un niño que se encontraba atareado llenando una concha en el mar y vaciándola después sobre la arena. Le preguntó qué hacía y el niño le contestó que vaciar el océano. Y entonces el santo se dio cuenta de que, al tratar de comprender aquel misterio, la inteligencia humana no hacía sino imitar el comportamiento del niño”.

Read Full Post »

“No es necesario, para que uno ame, que pase distancia de tiempo, que siga discurso, ni haga elección, sino que con aquella primera y sola vista, concurran juntamente cierta correspondencia o consonancia, o lo que acá solemos decir vulgarmente, una confrontación de sangre, a que por particular influjo suelen moverse las estrellas”

Read Full Post »

Older Posts »